Charlie Reece for Durham City Council

 

Charlie Reece fue elegido al Concejo Municipal de Durham en noviembre de 2015. Charlie es un abogado local con mucha experiencia en la incidencia política y en el ámbito de grupos sin fines de lucro, y tiene una pasión de por vida para el servicio público. Charlie se postuló para el Concejo Municipal en el año 2015 para preservar un Durham donde todos puedan vivir y trabajar y criar una familia.

Desde que se unió al Concejo Municipal, Charlie ha sido indispensable en una impresionante serie de victorias progresistas para Durham: un compromiso financiero sin precedentes para la construcción y conservación de viviendas de bajo costo para familias de bajos ingresos de Durham; salvaguardar el financiamiento municipal para servicios de emergencia para las personas más vulnerables y sin hogar en Durham; asegurar el apoyo financiero para el trabajo crítico de la Autoridad de Vivienda de Durham; un salario mínimo de $15 para los empleados municipales; un nuevo proceso de presupuestación participativa en el que residentes de 13 años de edad y mayores trabajarán juntos para gastar $2.4 millones en fondos municipales para mejorar sus comunidades; y un innovador programa para duplicar la capacidad de apoyo legal para evitar el desalojo de inquilinos, considerado un modelo para todo el país.

Del lado de su padre, la familia de Charlie lleva diez generaciones en Carolina del Norte, y de primera generación en los Estados Unidos por parte de la familia de su madre. Charlie y su esposa Laura trabajan juntos en su negocio familiar situado en Durham. Charlie y Laura han vivido aquí en Durham desde 2007, y son los orgullosos padres de hijas Elle (10 años de edad y una increíble bailarina y cantante) y Gwyn (7 años de edad y la ganadora del premio de ortografía de todo South Durham). A las dos niñas les encanta asistir a su escuela pública local, Hope Valley Elementary, y sus padres son partidarios entusiastas del trabajo y la misión de las escuelas públicas de Durham.

 

Yes, it’s off center, and we’re all okay with that. 😂😂😂